Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Abr 10, 2016 12:14 pm.
Últimos temas
» Grupos
Vie Dic 20, 2013 5:27 pm por rafaela34h

» Kurai Gatsu - Bleach Rol / Cambio de botón
Dom Oct 06, 2013 10:56 pm por Invitado

» Luminiom Indocare [Élite]
Jue Ago 08, 2013 9:31 am por Invitado

» Deadly Nightmares [ELITE]
Vie Mar 08, 2013 9:52 am por Invitado

» Code Geass: Endless Dark [Cambio de botones]
Sáb Feb 09, 2013 10:26 pm por Invitado

» Aresto Momentum [Élite][Cambio de Botón]
Dom Dic 30, 2012 11:43 am por Invitado

» Registro de PB
Jue Oct 18, 2012 9:46 am por Áine E. Eshne

» Registro de Grupos
Jue Oct 18, 2012 9:44 am por Áine E. Eshne

» Áine Eshne
Jue Oct 18, 2012 9:37 am por Áine E. Eshne








Sekhmet Baal Leoaică

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sekhmet Baal Leoaică

Mensaje por Sekhmet B. Leoaică el Miér Abr 18, 2012 5:03 pm



Sekhmet Baal Leoaică


Información Personal

Nombre completo: Sekhmet Baal Leoaică

Fecha de nacimiento: Diecinueve de Septiembre.

Edad: Ventitres.

Nacionalidad: Serbia

Sexo: Femenino

Sexualidad: Heterosexual

Estado civil: Soltera

Enfermedad: Psicopatía




Descripción Psicológica

Un puñal clavado a traición por la espalda. La navaja de un pandillero sacada en el momento clave. Una rosa con espinas tan afiladas que el mero roce podría desangrarte, a la par que el dulce aroma te embriaga en su gracia. Dos caras de una moneda que, mientras rezas para que salga cara, la cruz te golpea por detrás, crucificándote y dejándote a su merced.

Cuando se habla de manipulación, a menudo se tiene la imagen de la típica abeja reina de instituto, esa chica a la que todo el mundo quiere acercarse. ¡Qué grave error! La manipulación va mucho más allá. La manipulación no es una película americana para adolescentes. No es un juego, es una forma de sobrevivir. Dicho esto, es necesario comprender que no existen las personas para Sekhmet. Lo que deberían ser personas son concebidas como “cosas”, hablan sí, y también sus corazones palpitan, pero no son más que cosas, juguetes dispuestos a ser usados a voluntad. Porque la única persona con la suficiente razón para ser considerada como tal es ella. Única y exclusivamente ella. Una gran sobrevaloración del yo que le lleva a convertirse y situarse, ella misma, en una posición más elevada, equiparándose al mismísimo Dios. No son aires de grandeza, es la creencia y el “saberse” mejor, más preparada y más inteligente que el resto. Un prodigio de la naturaleza, pese a que el mérito no dejará que se lo atribuya la madre natura. Nada importa más que su propio bienestar, sus deseos, todo lo que tenga que ver con ella. Y para conseguir todo lo que anhela, se servirá de unas dotes sociales y manipulativas que con esmero a logrado ostentar. ¿Crees de verdad que ese favor que está a punto de hacerte no se lo cobrará? Es como hacer un pacto con el diablo. Y el pacto con el diablo tiene un precio muy alto, y de no cobrarlo, la deuda la saldará la muerte.

Remordimientos, conciencia, ¿Qué son? Desconoce qué se siente cuando estos acechan, pese a saber fingirlos a la perfección. Cuidado, pues ningún Pepito Grillo le susurra al oído que eso ha estado mal, y tampoco lo sentirá. Es incapaz, y no es una forma de hablar, de sentir remordimientos o culpabilidad, de hecho, es parte de su enfermedad. Del mismo modo, no comete errores, o eso es lo que dice. Porque pese a que meta la pata hasta el fondo, no habrá sido un error, no podrá reconocerlo. Un ser tan sumamente perfecto como lo es ella, no comete errores, o eso es lo que dice. Porque pese a que meta la pata hasta el fondo, no habrá sido un error, no podrá reconocerlo. Un ser tan sumamente perfecto como lo es ella, no comete errores.

Padece de una insana obsesión por el control. Todo debe estar bajo control, su control. Posee una mente estrictamente organizada, esquemática. Pese a ser previsora, su ira se desata cuando las cosas no salen tal y como habían sido predispuestas en su cabeza. No se puede decir que le cueste pensar algo para solucionarlo, pero no le hace precisamente gracia tener que pensar un “B”. Significaría que “A” ha fallado.


Tu perdición, y la de la mayoría. “Será quién tu quieras que sea” y luego te arrancará la piel a tiras. Pese a carecer de empatía, tiene el “don” de saber qué quiere cualquier persona. Basta una mirada penetrante de sus infinitos ojos azules para descubrir aquello que anhelas. Y ella te dará lo que quieras, un Lucifer disfrazado de querubín, con esa pizca de picardía en los ojos que te encandila. Por si eso fuera poco, también posee otro “don”, el de localizar tus puntos flacos. No hay debilidad que se le pase por alto, aunque en ocasiones ésta sea más difícil de encontrar. Y el único causante de esos dones es su enfermedad, esa que, a cambio de poder identificarse con otros, le otorga el poder de acecharles. Una araña que, con sus colores resplandecientes y su susurrante voz te acerca hasta su tela. Porque tiene esa capacidad, ese don de gentes y carisma que a otros les gustaría tener. Te susurrará las más bellas palabras en el tono más atrayente, siendo capaz de venderle una piedra a un catedrático como un tesoro. Mentiras que no puedes evitar creer, mentiras que te cautivan. Porque es una mentirosa nata, y nunca, nunca perderá el hilo de una. No es tan imbécil. Porque es inteligente, su coeficiente supera la media, y sabe utilizarlo.

Pero, ¿De verdad creías que ese corazón podrido iba a estar a la vista? No, tu verás lo que ella quiere que veas. Y, ¿Qué es lo que ves? Una chica agradable, simpática y relativamente extrovertida, que con su gentileza y aparente dulzura te invitan a protegerla, a cuidarla, a preguntarte cómo narices una chica como ella ha podido acabar en un lugar como éste. Es la perla que querrás guardar como un tesoro. Es aquello que siempre has querido tener cerca, la chica perfecta.







Descripción Física

Lucifer que, tras despellejar un querubín se enfundó su piel. La mires por donde la mires, te cautivará. Una belleza clásica. De silueta envidiable, y rondando el metro setenta y uno, Sekhmet es lo que nunca podrás tener. Piel clara, con facilidad para broncearse y no quemarse, salpicada en ciertas zonas con alguna que otra peca. Suave, tersa, sin imperfecciones, como una muñeca de porcelana. Caderas estrechas que, sin embargo, le hacen parecer mujer, y piernas largas además de fuertes, al igual que los brazos y el abdomen. Pechos delicados, sin ser abundantes, más aún así, resultan atractivos. En el pezón izquierdo, un piercing de plata. Nada, a pesar de algunos tatuajes repartidos por el cuerpo, altera mucho más su apariencia. Rostro ovalado, de una mirada azul profunda que, junto a los cabellos dorados y ligeramente ondulados, recuerdan a los nórdicos. Nariz respingona, junto con unos labios carnosos, hacen del querubín un auténtico infierno.



Historia


Diecinueve de Septiembre
Belgrado, Serbia.

La fortuna les sonreía. No había sido únicamente un buen año de ingresos, sino que además llegaba al mundo aquel embarazo tan esperado, aquel embarazo que les traería al mundo a la pequeña Sekhmet. Un nombre un tanto extraño para una niña, ¿No? Su explicación es más bien simple. La madre de la criatura siempre había sentido, desde su más tierna infancia, una fascinación insana hacia la cultura antigua egipcia. Su sueño era convertirse en una arqueóloga mundialmente famosa, y la diosa Sekhmet siempre había sido su estandarte. Ahora bien, las cosas se torcieron, y donde sí sería famosa sería en el mercado negro. Estatuillas que deberían estar en museos formaban parte de su harén, vendiéndolas por cantidades que pocos podrían pagar. ¿Y él? ¿Qué era él? Él era aquello que ella necesitaba, uno de los abogados con más prestigio de Serbia. Era más que perfecto, al igual que lo sería su pequeña.

Nada le faltó a la niña, y de hacerlo se las apañaría para conseguirlo. Unos lloros en el momento adecuado y unas risitas en otro, y tenía el mundo a sus pies. La adolescencia llegó sin muchas preocupaciones, al menos hasta que pasó al instituto. Un carácter fuerte, enmascarado por una dulzura inigualable la precedían. La chica perfecta, decían. Y ella se aprovechó de ello. Hasta aquí, todo apuntaba a una chica normal.

Pero todo cambiaría en una fiesta. Aquella chica no debería haber llevado el mismo vestido, y mucho menos haber hablado con el que por aquel entonces, era su chico. Aquello suponía un obstáculo para su fin, así que fue simple, cuando ella se fue, la siguió, y una vez estuvieron fuera de la vista de los demás, se sirvió del antebrazo para cortarle el flujo de oxígeno. No hay palabras para describir la sensación de placer que le supuso sentirse tan superior, tenía la vida de alguien en sus manos, la mirada que se perdía en el abismo implorándole. Y a esa le siguieron cuatro más. Pero no fue hasta que perdió los estribos, no fue hasta aquel día en el que le detuvieron. Perdió el control, y sirviéndose de sus propias manos, lo que dejó huellas, y de un botellazo, mató a un muchacho que no le siguió el juego y le debía un favor. Por aquel entonces cursaba cuarto de Psicología. No llegó a graduarse, los juicios se le vinieron encima, sin embargo su padre y abogado, jugó la baza de la enfermedad mental, y para su desgracia, no erró. Su querida hija padecía de psicopatía. Las autoridades dictaminaron que ingresara en el Quimera Asylum.


Expediente Médico

La Psicopatía o personalidad psicópata es un trastorno antisocial de la personalidad. Los psicópatas no pueden empatizar ni sentir remordimiento, por eso interactúan con las demás personas como si fuesen cualquier otro objeto, las utilizan para conseguir sus objetivos, la satisfacción de sus propios intereses. Tienden a crear códigos propios de comportamiento, por lo cual sólo sienten culpa al infringir sus propios reglamentos y no los códigos comunes. Sin embargo, estas personas sí tienen nociones sobre la mayoría de los usos sociales, por lo que su comportamiento es adaptativo y pasa inadvertido para la mayoría de las personas. Una gran sobrevaloración de su persona, lo que los lleva a una cierta megalomanía y a una hipervaloración de su capacidad de conseguir ciertas cosas y la empatía utilitaria, que consiste en una habilidad para captar la necesidad del otro y utilizar esta información para su propio beneficio, lo que constituye una mirada en el interior del otro para saber sus debilidades y obrar sobre ellas para manipular.



Otros Datos


  • Habla tanto serbio como inglés. Además, dada la proximidad, tiene vagas nociones de rumano.
  • La nicotina le gusta. Ni le relaja ni ninguna otra excusa. Simplemente le gusta, por lo que tiene sus propios medios para conseguir tabaco.
  • Fue vegetariana durante dos años de su vida, sin embargo cambió radicalmente, interesándose por los filetes poco hechos.
  • Tiene cinco crímenes a sus espaldas, cuatro de ellos con el mismo modus operandi, asfixia. El último se le fue de las manos.








avatar
Sekhmet B. Leoaică
Otros
Otros

Mensajes : 11
Puntos : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sekhmet Baal Leoaică

Mensaje por Sekhmet B. Leoaică el Jue Abr 19, 2012 8:46 am

Acabada
O eso creo.
avatar
Sekhmet B. Leoaică
Otros
Otros

Mensajes : 11
Puntos : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sekhmet Baal Leoaică

Mensaje por Desireé A. Schütz el Jue Abr 19, 2012 8:55 am

Ficha Aceptada


~Estado de Animo Permanente: Emo-cionalmente Emo
Playing with fire
avatar
Desireé A. Schütz
Pirómanos
Pirómanos

Mensajes : 253
Puntos : 104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sekhmet Baal Leoaică

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.